18 Dic

Gestores de Contenidos

Content Management System, también conocido por su sigla CMS, estos administradores permiten que los sitios web sean manejados en forma simple e inteligente. 

De seguro que muchas veces hemos oído hablar de los CMS o sistemas de manejo de contenido, aunque podríamos decir que han cobrado mayor importancia recién en los últimos años. Si nos preguntamos a qué se debe la existencia de los CMS, en principio, podemos decir que, a medida que los sitios se fueron haciendo más dinámicos en cuanto a la manera de mostrar su contenido, cada vez resultaba más trabajoso mantenerlos actualizados. Pensemos que, en su origen, los sitios en Internet eran poco más que archivos de texto (HTML) que eran reemplazados cada cierto tiempo. En cambio, hoy en día, cualquier sitio dinámico utiliza algún lenguaje de generación dinámica de contenido (PHP, .NET, Java) y alguna base de datos de donde toma el material que va a mostrar. El manejo de ese flujo de información no es una tarea común para todos, y de allí surge la necesidad de utilizar gestores de contenido.

Tipos de Gestores de Contenido

Los gestores de contenido constan de un administrador que, a través de formularios, permite organizar el material publicado, editarlo y borrarlo. También cuentan con un sistema de usuarios que ofrece distintos derechos a quienes lo utilizan. Hay gestores de contenidos sumamente complejos y costosos, pero existen muchos que son libres y Open Source. Veremos, a continuación, un listado de los más conocidos:

  • Sitios web: espacios virtuales con contenido y funcionalidades diversas, que sirven como fuente de información o como soporte a una comunidad.
  • Blogs: publicación de noticias o artículos en orden cronológico, con espacio para comentarios y discusión.
  • e-Commerce: sitios destinados al comercio electrónico.
  • e-Learning: sitios orientados a brindar información online.
  • Foros: sitios que permiten realizar discusiones en línea, en los cuales los usuarios pueden reunirse y discutir temas sobre los que están interesados.
  • Wikis: sitios web donde todos los usuarios pueden colaborar con artículos, aportando información o reescribiéndola. También ofrecen un espacio para discusiones.
  • Galería: permite administrar y generar automáticamente un portal que muestra contenido audiovisual, en general, imágenes. 

Lo básico de los gestores

Todos los gestores, más allá del tipo de sitio al que estén orientados, se basan en operaciones de agregar, eliminar y modificar en una base de datos. Estas operaciones son transparentes para el usuario; es decir, no es necesario saber sobre programación ni bases de datos para realizarlas.

Por ejemplo: Para escribir y mostrar texto formateado en un navegador, deberíamos usar HTML. Sin embargo, los CMS tienen editores visuales (la mayoría, basada en JavaScript) que permiten generar HTML a partir de controles visuales. Por ejemplo, si seleccionamos texto y presionamos el botón de Negrita, el editor agregará la etiqueta <b></b>, que es el modo en que HTML reconoce el formato bold. La organización jerárquica del material es el aspecto en el que más difieren los CMS, y ése es el lugar en el cual se transparenta su objetivo. Así, un CMS para blogs se organizará sobre la base de categorías, subcategorías y artículos, mientras que uno orientado a manejar un foro se basará en las entradas de los usuarios en forma de hilos, donde alguien formula una pregunta (u opinión) y otros responden. En un CMS destinado al e-commerce, la “estrella” serán los productos, mientras que en otro educativo, la clave serán las clases divididas en temas y un repositorio de archivos para descargar. Vale destacar que no es obligatorio usar gestores de contenidos, pero estos sistemas simplifican en gran medida el desarrollo web, y permiten realizar una gestión ágil y eficiente.

[youtube video=”iRbrVQ5jD8c” width=”700″ height=”420″]

Share this

Leave a reply

3 + once =